El paradigma lineal y la producción de la violencia

Teresa: El pensamiento lineal frente a la complejidad de los fenómenos dio origen a teorías como el positivismo de Augusto Comte, que no valoran la subjetividad ni la imaginación humana. ¿De qué manera ve la relación entre el pensamiento lineal y la producción de la violencia?

João Roberto: La subjetividad y la imaginación son la base de todo. De la subjetividad y de la imaginación nacen la acción que crea la experiencia y, de esta, la normativización, los valores y, finalmente, la cultura. La experiencia y el conocimiento son herederos de esas energías que nos activan para la creación. El Positivismo se afianza en el paradigma lineal y el pensamiento lineal tiene dos características fundamentales: la disyunción y la reducción. En el proceso de disyunción, separa las partes de un todo y, al mismo tiempo, reduce o minimiza la comprensión de los fenómenos —olvidando el fundamento de la interdependencia y del poder que las partes ejercen sobre el todo—. Es una mirada muy limitada. Tomemos la dicotomía árbol-selva como ejemplo. El especialista es aquel que entiende del árbol pero no comprende la selva. Se enfoca solo en la parte y, por lo tanto, ignora la influencia del todo sobre ella. Por su parte, el generalista es aquel que se enfoca solo en el todo —la selva— e ignora la parte —el árbol—.

El paradigma de la complejidad, a diferencia de la visión lineal y positivista, abarca el todo y la parte y sus interacciones. Significa poner de relieve la singularidad y también la pluralidad de los fenómenos. Es un proceso dinámico y dialéctico. Es dialéctico porque transita de una percepción a otra. Todo y parte, parte y todo. Los fundamentos del paradigma de la complejidad promueven un avance inmenso hacia la ampliación de la comprensión humana sobre la realidad. Es el principal desafío de la intelectualidad, la reforma del modo de pensar, tan bien sistematizado por la inteligencia de Edgar Morin. El paradigma lineal, con la disyunción y la reducción que lo caracterizan, es para la producción de violencia aquello que el paradigma de la complejidad es para la construcción de la paz. La comprensión de la complejidad es una sólida columna en la edificación pacifista. La certidumbre positivista es fuente de violencia. Se mata y se muere por certidumbres equivocadas. En este escenario, me gustaría subrayar mi atracción por la mitología, su apertura a la imaginación, su atemporalidad y polisemia, que favorecen la pluralidad y la diversidad.


Semanalmente, encontrarás una entrevista en este espacio. Para inaugurar esta serie, invitamos al pensador y escritor João Roberto de Araújo. Septuagenario, audaz visionario que busca la expansión mundial de su experiencia como educador socioemocional. Fundó la 50-50 SEL Solutions que tiene el significativo propósito de ofrecer, hasta el año 2050, los fundamentos de la Educación Socioemocional, a por lo menos, 50% de la población mundial. Lo cual será posible con la participación de una red de complementadores, con el objeto de “ser puente” entre tantas necesidades y posibles respuestas.
Teresa Magalhães, escritora y profesora de Literatura, fue invitada para entrevistarlo.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Emotional
Learning
Solutions

SOLUCIONES EN
DESARROLLO
SOCIOEMOCIONAL

Solutions pour
l’apprentissage
socio-émotionnel

Sociaal-Emotionele
Werkvormen

Handreichungen Zur
Sozial-Emotionalen
Kompetenzbildung