La condición humana

Teresa –Considerando la condición humana, se observa la existencia de  comportamientos pacíficos y también de violentos. ¿Se puede afirmar, entonces, que hay seres humanos predispuestos al bien y otros, al mal? 

João Roberto – Vamos a reflexionar sobre la condición humana. Del punto de vista de la ciencia, el hombre es, simultáneamente, hijo de la cultura y de la biología. Es evidente que el comportamiento humano está marcado por la historia biológica, por la evolución de la vida en el planeta durante millones y millones de generaciones, que han ido construyendo respuestas adaptativas a las circunstancias. Por otro lado, existe la dimensión cultural. Suelo recordar que somos, a gran escala, hijos de la cultura. Lógico, bajo el punto de vista biológico, existen intervenciones posibles, pero no es el foco de la educación.  

¿Cómo actuar biológicamente para que el individuo sea más feliz, para cambiar el comportamiento, la forma de sentir y actuar en el  mundo? La ciencia todavía no posee, a pesar de su desarrollo vertiginoso, el poder de interferir con seguridad en el cerebro humano para promover, consistentemente, tal felicidad deseada.  Nuestro espacio de intervención está en la cultura y en la educación. La estructura de la comprensión del hombre es heredera de su repertorio existencial. El estado psicológico de la madre que genera al hijo representa una influencia cultural. El niño, cuando nace, ya recibe la influencia materna. Hay, por ejemplo, investigaciones que muestran que el gusto que desarrollamos por ciertos alimentos se relaciona con la alimentación de la madre, durante el período de embarazo.   

El dominio de la cultura sobre el individuo, por supuesto, es mucho mayor después que él llega al mundo. Cuando nacemos, entramos en un caldo de cultura en ebullición y asimilamos el gusto de la madre y del padre, de la familia, de los vecinos, de los amigos de la escuela, de las películas que vemos, de lo que está en los medios de comunicación. Vamos por ahí, en nuestra vida, asimilando el estilo de nuestro alrededor. De los libros fantásticos que leímos, pero, también, de muchas influencias insalubres. 

Llega el momento en que surge la pregunta: – ¿Quién soy? ¿Cuál es mi naturaleza? ¿Todo esto soy yo o fui construido con influencias tan fuertes e inexorables? De hecho, la condición humana nos presenta dos grandes desafíos: nacer por primera vez, salir de la comodidad del vientre materno y ser lanzado en este caldo. Pero existe otro gran desafío, mayor  que el anterior – nacer por segunda vez. La mayoría de los seres humanos muere sin haber nacido para sí mismos, porque reproducen patrones de familia, de la sociedad, estereotipos. ¿A qué hora puedo afirmar que soy yo mismo, que dejé de reproducir los modelos de lo que leí y vi?  ¿Cuándo filtro todas las influencias? ¿Cuándo tengo libertad y autonomía? La autonomía y la libertad del individuo nacen en la mente, cuando deja de someterse a los modelos impuestos y se torna, por la reflexión, él mismo, sujeto de conocimiento. En dicho sentido, mi visión es existencialista. Según la filosofía existencialista, si pudiera resumirse en una frase, yo diría que la existencia precede a la esencia, es decir, la primera construye la segunda. No podemos hablar de esencia del ser humano, pues  es producto de la construcción de una historia, de un grupo, o de la humanidad en un determinado momento. Por ende, no hay naturaleza definida a priori. El hombre no es violento ni pacífico. Es en la evolución que él se define. Es importante escapar del simplismo de las etiquetas.


Semanalmente, encontrarás una entrevista en este espacio. Para inaugurar esta serie, invitamos al pensador y escritor João Roberto de Araújo. Septuagenario, audaz visionario que busca la expansión mundial de su experiencia como educador socioemocional. Fundó la 50-50 SEL Solutions que tiene el significativo propósito de ofrecer, hasta el año 2050, los fundamentos de la Educación Socioemocional, a por lo menos, 50% de la población mundial. Lo cual será posible con la participación de una red de complementadores, con el objeto de “ser puente” entre tantas necesidades y posibles respuestas.
Teresa Magalhães, escritora y profesora de Literatura, fue invitada para entrevistarlo.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Emotional
Learning
Solutions

SOLUCIONES EN
DESARROLLO
SOCIOEMOCIONAL

Solutions pour
l’apprentissage
socio-émotionnel

Sociaal-Emotionele
Werkvormen

Handreichungen Zur
Sozial-Emotionalen
Kompetenzbildung